Estilos de vida y alimentación (2022)


Recibido:28 marzo2009 | Aceptado: 6 junio 2009 |Publicado:2009-06

Estilosdevida y alimentación
Lifestylesand food consumption

Luis ÁlvarezMunárriz
Catedráticode Antropología social de la Universidad de Murcia.
munarriz@um.es
Amaia Álvarez De Luis
Profesora deBiología en el IES "Sierra de Leyre" de Sangüesa,Navarra.
amaia.alvarezdeluis@yahoo.es


RESUMEN

Desde siempre se hasabido que una adecuada alimentación es muyimportante para la salud y el normal funcionamiento del cuerpo. A lahora de hacer lacompra la salud es uno de los principales motivos que tienen en cuentalos miembros de lassociedades desarrolladas para la elección de los alimentos. Pero en eltrabajo campo quehemos realizado sobre el consumo de alimentos funcionales se detecta unaspecto nuevo enla elección de productos alimenticios: los alimentos tienen que ayudara envejecer concalidad de vida, es decir, vivir más años y con mayor calidad de vida.El gusto de losconsumidores está siendo modificado lentamente y orientando hacia unconsumo dealimentos que se rija por los principios de una dieta óptima.

ABSTRACT
It hasalways been recognised that appropriate nutrition is vital for healthand the normal functioning of the body. When shopping, people ofdeveloped countries bear in mind health as one of the most importantmotives for food choice. However, our field work on the consumption offunctional foods, we detected a new aspect in the choice of nourishingproducts: food must help the consumer to age with quality of life –thatis to say, to live longer and healthier. The preferences of consumersare slowly being changed, moving towards food consumption ruled by theprinciples of the optimal diet.


PALABRASCLAVE | KEYWORDS
estilos de vida | hábitos alimentarios | longevidad |antienvejecimiento | restricción calórica |dieta óptima | lifestyles | food habits | longevity | antiaging diet |caloric restriction | optimal diet

El valorque más aprecian los miembros de las sociedades desarrolladas es lasalud física ymental del cuerpo. Si en otras épocas tenían prioridad los valoresespirituales, hoy los sonlos del cuerpo. Una de las grandes aspiraciones de los miembros denuestra sociedad esevitar el declive físico y psíquico. Uno de sus valores prioritarios esaumentar el bienestarcognitivo, evitar la demencia, y disfrutar de salud durante el mayortiempo posible a pesarde los achaques corporales. Y una manera efectiva de conseguir estosobjetivos es a travésde unos hábitos alimentarios saludables. En la sociedad del bienestarla gente es cada vezmás consciente de que uno de los factores más importantes que puedeninfluir en su estadode salud es la dieta. Las estadísticas actuales indican que la salud esuna preocupación deprimer orden en las sociedades desarrolladas. Existe un interéscreciente por la nutrición ylos hábitos alimentarios saludables, y a la hora de hacer la compra lasalud es uno de losprincipales motivos que se tienen en cuenta para la elección de losalimentos. Aumenta elconsumo de alimentos que se consideran sanos y saludables.

Lapreocupación por una alimentación sana ha sido una constante en toda lahistoria de lahumanidad. Desde siempre la gente ha sabido que una buena alimentaciónes importantepara su vida ya que incide de forma directa en el mantenimiento yrecuperación de la salud.Son muchos los aspectos que inciden en la compra y elección dealimentos que hacen laspersonas. Pero en las entrevistas semiestrucuturadas y la encuesta quenosotros hemosrealizado sobre hábitos alimentarios, la salud -junto al costo, elsabor, la conveniencia, etc.-es determinante. Hemos detectado que la población está empezando aasumir el ideal de la "balanced and variet diet" en la que sequiere educar alos miembros de la sociedad deconsumo. Los últimos estudios acerca de los hábitos alimentariosparecen concluir demanera parecida: existe, efectivamente, una tendencia a alimentarse demanera mássaludable. Pero en el trabajo campo que nosotros hemos realizado sobreel consumo dealimentos funcionales o enriquecidos se detecta un aspecto nuevo en laelección deproductos alimenticios: los alimentos tienen que ayudar a envejecer concalidad de vida, esdecir, vivir más años de vida y dar más vida a los años. Se siguencomprando alimentossaludables, agradables, placenteros, adaptados a las necesidadesindividuales pero sobretodo que aporten beneficios extra para la salud. Los alimentos de unadieta moderada en eltamaño de las raciones, variada en el grupo de alimentos y equilibradaen la cantidad detodos y cada uno de los nutrientes que necesita el cuerpo no solamentedeben proporcionarla energía y los nutrientes que necesita el cuerpo sino que ademásdeben tener poderpreventivo y curativo. Sin apenas darnos cuenta, los miembros de lasociedad desarrolladaestamos pasando de los hábitos alimentarios a los dietéticos,de la compra y el consumo dealimentos al de nutrientes, de la preocupación por una comidasana al nutricionismo, y delideal de una dieta saludable al de una dieta óptima (Wiley2006: 175; Ayora 2007: 90;Pollan 2008: 35; Aubert 2008: 92; Heinrich y Prieto 2008: 255).

El gusto delos consumidores se está modificando lentamente al ser orientado haciaelconsumo de alimentos que propicien un estilo de vida de mayor calidad.La incorporaciónde nuevos alimentos a la cesta de la compra responde no solamente a unestilo de vida queapremia sino también a un nuevo enfoque social y cultural de laalimentación. Es unproceso de cambio lento pero irreversible y el reto consiste en crearnuevasrepresentaciones que orienten el comportamiento alimentario de losciudadanos. De nadasirve la crítica de los cambios que se están produciendo si al mismotiempo no se hacenpropuestas efectivas y realistas. Éstas ayudarán a definir un plan deacciones futuras en elcampo de la alimentación con el fin de mejorar el estado nutricional dela poblaciónmediante la inculcación en los consumidores de unos hábitosalimentarios adecuados. Paraconseguirlo hay que conocer los nuevos factores culturalesque están produciendo cambiossustanciales en los hábitos alimentarios y propiciando la emergencia deuna nueva culturade la alimentación. Uno de los más determinantes es el nuevo estilo devida quepaulatinamente están aceptando los miembros de las sociedades avanzadas.

Hábitosalimentarios y estilo de vida

Lacategoría de "hábito alimentario" ha sido un concepto clásico enAntropología de laalimentación. Fue introducido y usado por pioneros como Richard, Guthe,Mead, Passin,Bennett, Douglas, etcétera, que los conciben como formas decomportamiento alimentarioprofundamente arraigadas en la formas de vida de los miembros de unacultura. Se sirvende este concepto para describir y comprender los modos decomportamiento rutinario yespontáneo que guían la elección de los alimentos que diariamenteconsumen los miembrosde un grupo social y que, por tanto, conforman sus costumbresalimenticias. Sus análisis einterpretaciones fueron sumamente útiles porque en una época en la quese empezaban aconsolidar nuevos hábitos alimentarios surgidos de la industrializaciónalimentaria,permitieron diseñar recomendaciones nutricionales saludables para lapoblación. Y sobretodo fueron aportaciones relevantes porque pusieron de manifiesto laimportancia de losfactores socioculturales. Se empezó a reconocer que los hábitosalimentarios forman parteesencial de la cultura de un pueblo (Messer 1989: 33; Garrote 2002: 5;Contreras y Gracia2005: 406).

Los hábitosalimentarios se pueden describir como patrones rutinarios de consumoalimentario. Son tendencias a elegir y consumir unos determinadosalimentos y a excluirotros. Comprende un conjunto de habilidades que desempeñan el papel demecanismos dedecisión los cuales organizan y orientan la conducta ordinaria y porconsiguiente nuestrocomportamiento alimentario: lo que comemos y el modo como lo comemos,es decir, elconsumo cotidiano de alimentos. En este ámbito han sido definidos como"línea deconducta por la que se seleccionan, utilizan y consumen el conjunto deproductosalimenticios presentes en las dietas consumidas por un grupo depoblación" (BelloGutiérrez 2005: 5). Son la base de un tipo de comportamientoalimentario en el que secombinan creativamente los rasgos genéticos y culturales, un modo decomportamiento enel que convergen los motivos biológicos, sociales y afectivos en unasíntesis unitaria.Engloban un conjunto de reglas de conducta de carácter rutinario querigen elcomportamiento alimentario y cuyo conocimiento nos ayuda a entender quécomemos ypor qué comemos lo que comemos.

Una de lascaracterísticas fundamentales de los hábitos alimentarios es suestabilidad, esdecir, su resistencia al cambio. La mayoría de los hábitos alimentariosdel adulto soncostumbres que se han formado muchos años antes, motivo por el que sondifíciles decambiar. Está demostrado que aunque se produzcan cambios en lasactitudes e intencionesno por ello se cambian. La resistencia es más fuerte en las sociedadesopulentas deOccidente, en las que se exalta la autonomía y la libertad individual.Los conceptos deindependencia y autonomía personal inexorablemente están unidos al deactividades de lavida diaria. Pero los hábitos alimentarios no son inmutables ya que sontambién esquemasde comportamiento modificables, abiertos al cambio a través de todaslas potencialidadesque ofrece la vida cotidiana. El contexto social es determinante en lamedida que puededesencadenar una evolución notable en los hábitos alimentarios de losciudadanos(Delormier et alii 2009: 218; Sebastián 2009: 285). Puesbien, para conjugar la dimensiónindividual y social en la comprensión del cambio que se estaproduciendo en los hábitosalimentarios nos serviremos de la categoría de estilo de vida. Orientalas prácticascotidianas en diferentes esferas de la vida entre las que cabe destacarla del consumo. Eneste ámbito genera un orden simbólico que vehicula las decisiones delas personas en laelección, compra y consumo de bienes. En el consumo de alimentos es unacategoría fértilporque permite articular la esfera pública y la privada, entender comolas personas dentrode los cauces que le ofrece la sociedad mantienen su propia identidaden su conductaalimentaria. Ello es válido en la sociedad moderna que se caracterizapor una tendencia a laindividualización en las decisiones sobre lo que se come posibilitadapor la capacidad deadquirir y también elegir entre la cantidad de alimentos disponibles y,en consecuencia, laposibilidad de tomar decisiones de acuerdo con el propio estilo de vida(Simmel 2001: 147;Douglas e Isherwood 1979: 38; Featherstone: 2000, 142; Contreras yGracia 2008: 186).

El estilode vida se puede describir como una serie de pautas de conductaseguidas por ungrupo razonable de personas que coinciden en su forma de vivir, gastarsu dinero, emplearsu tiempo libre, etc. Es un modo de vida basado en un conjuntoespecífico de patrones decomportamiento que estructuran la organización temporal, el sistemasocial de relaciones ylas pautas de consumo de un grupo distintivo de individuos. Refiere aun modo de serpersonal basado y propiciado por un entorno sociocultural concreto enconstante proceso detransformación originado por la acción consciente de los miembros quelo integran. Laestructura de un estilo de vida se resuelve en un conjunto deprácticas, hábitos, valores,actitudes, tendencias, consumos, formas vitales, etc. Se puededescribir como una formaoriginal individualizada en el modo como cada persona vive la vidacotidiana, la específicamanera acatar las normas de su grupo, clase y sociedad global a la quepertenecen. Ha sidodefinido como "un conjunto de prácticas mas o menos integrado que unindividuo adoptano solo porque satisfacen necesidades utilitarias, sino porque danforma material a unacrónica concreta de la identidad del yo" (Giddens 1991: 81; Ruiz 1994:200; Rodríguez yAgulló 1999: 250; Chaney 2003: 147; Soldevilla 2009: 20). Es un modo deconductaunitario en la medida que relaciona los deseos y las opciones en unmodelo más o menosordenado. Posee la capacidad de estructurar y organizar en gran partela actividad cotidianade los miembros de un grupo social. Es una especie de norma aceptadapor el grupo perosiempre interpretada por el sujeto que permite, prohíbe o estimula elconsumo de ciertosbienes y servicios. Los estilos de vida son formas pautadas de investirde valor social ysimbólico a ciertos aspectos de la vida diaria, y que duda cabe queentre esos aspectos hayque incluir la comida. Posee muchos estratos y múltiples expresionesentre las que cabedestacar la elección y consumo de alimentos que realizan las personas.La comida es unaparte importante del estilo de vida y por consiguiente una categoríaque también permiteentender y anticipar la conducta alimentaria. Influye de manera directaen la forma decomer, en lo que se come y en el significado que tiene la comida(Holzman 2006: 371; Reid et alii 2001: 61; Mardomingo 2000:103). Es fértil, portanto, estudiar los nuevos estilos devida como guía para comprender los hábitos alimentarios actuales y,sobre todo, para poderdetectar los cambios que se están produciendo en los gustos ypreferencias alimentarias.

Laeterna juventud

Lospatrones de conducta alimentaria seguidos por un individuo o unacolectividad estánbasados fundamentalmente en el estilo de vida. La configuración de unestilo depende decómo se es, la forma de pensar, sentir y actuar, las condiciones devida y factoressocioculturales de la sociedad en la que se vive, el entorno cotidianodónde se actúa ytrabaja, el territorio en el que se vive, etc. Es la interacción deesos múltiples aspectos loque hace que este modo de comportamiento individualizado esté sometidoa un constanteproceso de transformación y reinterpretación. En efecto, los estilos devida de una sociedadse transforman y son recreados constantemente por los miembros que loejercen. En elpresente uno de los aspectos determinantes en el tránsito hacia laconfiguración del nuevoestilo de vida de la moderna sociedad individualista sigue siendo laconcepción del cuerpo.Lo novedoso es que el cuidado del cuerpo se ha convertido en unaobsesión que,progresivamente, ha ido descendiendo desde las clases privilegiadashasta la gentecorriente.

Se estáconsolidando una nueva forma de concebir el cuerpo, una nueva manera deentender el ciclo vital y como consecuencia un nuevo estilo de vida.Emerge la idea de quees posible conseguir un cuerpo inmortal. Se empieza a pensar que en unfuturo no muylejano los avances científicos pueden hacer real el ansia deinmortalidad. En las sociedadesavanzadas se percibe la inmortalidad como una utopía realizable. Lasociología de laeternidad -prolongación ilimitada de la vida- es un espacio deinvestigación que conectadirectamente con el estudio de la longevidad. Se plantea como un nuevoestilo de vida queno solamente tiene como objetivo ser feliz ahora sino indefinidamentepues de lo contrariono tendría ningún sentido prolongar la vida. Se ha debilitado lacreencia en la otra vida y lafelicidad consiste en vivir eternamente. Todo esto suena a cienciaficción, a un escenario defuturo inventado por mentes calenturientas, pero ya se están dando losprimeros pasos paraalcanzar este objetivo. Y uno de ellos es llevar una dieta óptima quenos ayude a vivir másy mejor y en el futuro conseguir la eterna juventud. "La alarmanteproliferación depatologías asociadas a la vida moderna, como son el estrés, los nuevostipos de cáncer o lasenfermedades cardiovasculares, así como las efectivas campañas demarketing de algunascompañías farmacéuticas y del ramo de la alimentación, han sido, engran parte, lasresponsables de la inquietud de las últimas décadas por encontrar lamilagrosa fórmula dela eterna juventud" (Kohan 2007: 58).

En lassociedades ricas estamos pasando de la preocupación por la belleza y ladelgadezcorporal a la obsesión por el antienvejecimiento y la juventud eterna,a optimizar ymantener la vitalidad y a estar en forma, a mantener el bienestar en lamedida de lohumanamente posible. "La lucha contra el envejecimiento en el ideariocolectivo se basa enevitar las características negativas asociadas con el envejecer y quese manifiestanexternamente. La imagen positiva de la juventud en la sociedad, semanifiesta en el cuerpoy en el aspecto físico. Lo que se aleje de la imagen joven es rechazadoconsciente oinconscientemente por la población que desea en su mayoría adscribirsea la imagen de lajuventud" (Moragas 2007: 35). Se mantiene el ideal de la bellezacorporal aunqueempezamos a rechazar la tiranía del aspecto físico y a denunciar lasterribles consecuenciasque origina la obsesión por la belleza. Pero se está empezando asublimar en forma deeterna juventud. Y es que el culto a la belleza era en el fondo unaforma sutil de rehuir laevidencia de la muerte, una manera de seguir aspirando y manteniendo elansia deinmortalidad que siempre ha constituido una idea directriz de laespecie humana. "En elfondo nuestro culto a la belleza no es más que una forma de reprimir laevidencia y laexistencia de la muerte. El deseo desesperado de retener la propiajuventud no procede sinodel deseo del evitar el duelo de un adiós. Podemos decir, por otraparte, que la juventud seha convertido en el becerro de oro de nuestra cultura individualista ysecularizada, unacultura que niega la otra vida, teme a la muerte" (Renz 2007: 345-6;Zuazo 2008: 3). Elideal de nuestra sociedad es morir con un cuerpo totalmente sano hastaque se consiga lainmortalidad corporal. La idea que late en el ambiente es el ansiauniversal de inmortalidad.Empieza a calar la idea de que si de hecho el "deterioro" del cuerpo esun problema y si latecnociencia permite realizar reparaciones y sustituciones de todotipo, podemos aspirar atener cuerpos que vivan indefinidamente y cerebros que estén encondiciones de aprenderilimitadamente. "No hemos alcanzado la inmortalidad, eso es verdad,pero soñamos conella. Literalmente la gente quiere vivir eternamente y por primera vezen la historia inclusose hace ilusiones al respecto" (Arsuaga 2007: 50; Amato 2007: 78; Napal2007: 161-62;Attali 2006: 25; Soria y Toharia 2007: 148; Sánchez Vera 2008: 286).

En losmedios de comunicación se divulga la idea de la inmortalidad. Serecuerda quemuchos físicos famosos afirmaron que era imposible volar, y que tambiéninsignesbiólogos defendieron la imposibilidad de la clonación, pero nosrecuerdan como losavances de la ciencia han demostrado la falsedad de esas predicciones.Esto se aplica altema de la muerte humana y ya se habla de la falacia de que existe unlímite biológico parala vida. "No estamos programados para morir. La vida no termina porqueun gen albergueel secreto para interrumpirla en un momento dado. En realidad no estáescrito que debamosmorir. La vida es mantenimiento de un equilibrio entre las agresionescelulares y lacapacidad regenerativa de las mismas células. Cuando las agresiones sonsuperiores a lacapacidad regeneradora, se produce el envejecimiento y la muerte.Mientras que lacapacidad de regenerar los tejidos sea mayor que el impacto de lasagresionesmedioambientales, la vida continúa" (Punset 2008: 56). Aprovechando losconocimientoscientíficos actuales ya se está aumentando la esperanza de vida de lapoblación y no serenuncia a conseguir la eterna juventud. Hoy por hoy se considera unobjetivo muy lejanodetener el proceso de envejecimiento y conseguir la eterna juventud.Sin embargo seconsidera un objetivo realista aumentar considerablemente lalongevidad. Así en unaconferencia en la Obra Social de la Caixa, A. de Grey habló de laposibilidad de vivir milaños. Estas divulgaciones que aparecen en los medios de comunicación sebasan en lasinvestigaciones y enigmas que actualmente pretenden resolvercientíficos: ¿Hasta cuandopodemos vivir? ¿Estamos realmente condenados a envejecer? ¿Cuáles sonlos mecanismosdel deterioro de nuestro organismo que finalmente desemboca en lamuerte? ¿Hay algúnmodo de retrasar el envejecimiento? ¿Hay alguna fuente de juventud?¿Podremos algún díaproducir el elixir de la vida? Las preguntas son pertinentes porque haybacterias que soninmortales y organismos pluricelulares que también lo son. Además lalínea germinal de losseres humanos se puede considerar inmortal en la medida que se perpetúaen losdescendientes a través de la procreación y en el futuro con laclonación reproductiva. Eneste contexto hay que situar el impacto que está teniendo la denominadabiología de lainmortalidad.

Son muchoslos científicos que tratan de conocer cómo actuó la selección naturalen losgenes, cómo reparar el diseño del cuerpo para evitar el envejecimiento,y en un pasoposterior conseguir la inmortalidad. En el estado actual de nuestrosconocimientos loscientíficos piden prudencia ya que podrían existir límites a lalongevidad máxima delorganismo humano y a la capacidad replicativa de su ADN. De cualquiermanera enBiología no se discute este axioma: "La inmortalidad biológica no espor tanto unaimposibilidad biológica" (Rose 2009: 51). Incluso muchos investigadoresdan un paso máspara deducir este otro principio: los humanos no estamos programadospara morir. Frente ala amenaza del fin, hoy por hoy ineludible, hay un grupo de biólogosque se denominan"inmortalistas" y suscriben la tesis de Carrell quien afirmó: "Thecell is immortal". Por ellodefienden que el envejecimiento es un problema mecánico y que unaregulación adecuadade nuestra fisiología nos permitiría conseguir la juventud eterna(Klingler 2007: 30; Newth2007: 203-4; Kirkwood 2004: 296). Sostienen que la inmortalidad resideen los genes y noen los cuerpos que los trasportan y que por tanto el ADN y los genesinscritos en él soninmortales, que como personas no tenemos una edad preprogramada paraenvejecer, y quela actual situación de envejecimiento viene condicionada por el nichoal que nos hemosadaptado, y que actuando sobre los genes podríamos superar estaslimitaciones. Elenvejecimiento es un problema degenerativo causado por dañosmoleculares y celularesque se pueden evitar a través de técnicas de Bioingeniería. Partiendode estas premisas sonmuchos los que piensan que los futuros avances en Ingeniería Genéticaabren la posibilidadde acercarse progresivamente a ese viejo anhelo de la especie humana deluchar por laeterna juventud. La muerte no tiene que ser nuestro inevitable destino.Para evitarlo habráque comenzar eliminando la barrera que en el presente supone elenvejecimiento del quehasta ahora ningún mortal puede escapar.

Lalucha contra el envejecimiento

Desde unpunto de vista demográfico el sector de población mundial que mayorcrecimiento va a tener es el de las personas mayores de 60 años. Secalcula que en lassociedades de los países en desarrollo el envejecimiento va a ser muyacusado pero tambiénen los países ricos. En España la proporción de personas mayores se haduplicado. Elestudio de esta tendencia muestra una doble faz. De una parte seconsidera que el aumentode la esperanza de vida de las personas de cualquier país es un signode progreso y unavance social. Y para las personas un motivo de satisfacción y alegríade haber podidoalcanzar una edad avanzada. En las sociedades desarrolladas vejez seasocia con jubilacióny se recomienda vivirla de manera productiva y creativa. Pero de otraparte elenvejecimiento aparece como una carga tanto para las familias como parael sistemasociosanitario. En la mayoría de las personas el envejecimiento es laetapa del ciclo vital enel que empiezan a notarse las modificaciones corporales que en forma deachaques yenfermedades perturban la vitalidad del organismo humano. Elenvejecimiento de lapoblación es también uno de los grandes problemas de la población anivel mundial. LaOMS nos viene alertando de los crecientes costos que conlleva elcuidado y tratamiento delas personas mayores y la necesidad de estar preparados para afrontarlos retos de estenuevo escenario que se nos avecina (World Health Organization 2005:22).

Paraafrontar este desafío el primer paso consiste fijar el concepto deanciano y los rasgospeculiares que caracterizan a este sector de la población. Elenvejecimiento es un procesoque dura durante toda la vida y conlleva cambios en la estructura y elfuncionamiento delcuerpo, es decir, una consecuencia natural de haber nacido. Pero parafijar el momentoexacto en el que se puede hablar de envejecimiento o que una personasea consideradamayor son muchos los criterios que se esgrimen: cronológico,fisiológico, psicológico,filosófico, etc. (Schramme 2009: 236; García-Sancho 2008: 280). Encualquier caso seimpone la idea de la vejez como una etapa regresiva en la vidacaracterizada por procesosde degradación orgánica y funcional. Y según la forma de envejecer sehabla deenvejecimiento normal como aquél que proceso que ocurre en lamayoría de las personas;de envejecimiento patológico cuando se produce un deterioroacelerado y se reduce laesperanza de vida; y envejecimiento eugérico cuando essatisfactorio y se prolonga la vidamás de lo corriente. En el campo de la ciencia no solamente se aspira aun envejecimientoeugérico sino también a detenerlo y sobre todo a que impedir que vejezse asocie conenfermedad

Labiogerontología o medicina antiaging es una disciplina jovenpero muy pujante (Gems2009: 40). Tiene como objetivo último la aplicación de todos aquellosconocimientos yterapias que permitan retrasar el deterioro físico y mental asociadocon la vejez. Está enpleno auge y se dedican muchos esfuerzos para encontrar los mecanismosque regulan eltiempo de vida de los organismos y así poder afrontar el reto delenvejecimiento. Estas sonlas líneas de investigación más relevantes:

- Reducirlos achaques de la vejez y evitar el riesgo de enfermedades crónicas.Hay unperiodo en el que se está pleno de facultades pero a una determinadaedad se empiezan anotar las dificultades corporales: rápidos aumentos de peso, sofocos,variaciones de humor,osteoporosis, problemas sexuales tanto en varones como mujeres,etcétera. Vejez va unidaa enfermedad y se trata de evitarla para aumentar la calidad de vida delos mayores. Sepretende completar el ciclo vital sufriendo las mínimas enfermedadesposibles y podergozar de la máxima calidad de vida hasta que llegue la muerte.

- Detener yretrasar para prolongar la vejez de manera saludable es un objetivo queestá alalcance de nuestras manos, una meta realista. Hoy podemos constatar quea medida queaumenta la esperanza de vida se incrementan los achaques unenvejecimiento saludable. Elobjetivo es conseguir que los ancianos permanezcan activos y puedanvivir a plenorendimiento mientras vivan. En suma: que puedan vivir una segundajuventud.

- Impedirla vejez para poder mantenerse eternamente joven. Se sigue investigandoparaencontrar la fuente de la juventud pero hoy por hoy esta línea deinvestigación es una cosadel futuro -para muchos discursos de ciencia-ficción-, llena de lagunase incertidumbres yque actualmente no tiene aplicaciones prácticas. Incluso se discute quepueda serconsiderado un valor universal pues muchas personas manifiestan surechazo a vivireternamente.

Para poderconseguir cualquiera de estas metas la alimentación juega un papelesencial. Lanutrición óptima es el mejor remedio que poseemos en la actualidad paracombatir losachaques y las enfermedades que conlleva el envejecimiento (Ferry 2008:90). Se parte deun modelo integrado de salud entendida como una vida libre de cargaspara cuyaconsecución la alimentación constituye un factor esencial. Laalimentación es un indicadorimportante de la capacidad funcional y la calidad de vida. La vitalidadcorporal y mentaldepende de lo que uno come. Se puede afirmar que, en general, lasenfermedades crónicasson debidas a un desequilibrio dietético. De ahí que consumir alimentosapropiadosmantiene el cuerpo en forma, mejora el estado de ánimo, refuerza lamemoria e incrementala capacidad intelectual. Se aspira a conseguir a través de una dietaóptima el máximoestado de bienestar posible sin enfermedad física o mental: envejecercon la mayor calidadde vida posible. Por ello se habla de la necesidad de seguir losdictados de una dieta óptimay de la urgencia "de cambiar sus hábitos alimenticios o modificarloscon la finalidad demaximizar su salud y longevidad" (Heber y Bowerman 2007: 26). Estosnuevos hábitosalimentarios nos ayudarán a vivir el proceso de envejecimiento conoptimismo y amantener una actividad psíquica estimulante a través del desarrollo dela fitness cerebral.Nos permitirán aumentar la longevidad hasta cotas inimaginables y conel tiempo la eternajuventud. No es de extrañar por tanto que se hable y se pretenda hacerrealidad a nivelindividual el mito de la eterna juventud, presente en todas lasculturas, pero que en lanuestra empiece a aparecer como una realidad a la que pueden aspirarlas mujeres y losvarones de las sociedades ricas: la inmortalidad. Pero seguimos sintener los conocimientoslas técnicas necesarias para poder detener para siempre el relojbiológico. Mientras tanto loúnico que podemos con unos hábitos alimentarios adecuados es impedir laaparición demuchas de las patologías asociadas a la vejez y evitar dañar lascélulas de nuestroorganismo. El énfasis se desplaza de la supervivencia a la longevidadbien llevada, de lacantidad de vida a la calidad de vida a través de una dieta apropiada."La medicina antiaging utiliza la nutriterapia al diseñar unadietapersonalizada, con los alimentosfuncionales y nutracéuticos precisos para que la persona que recibe eltratamiento cuentecon los nutrientes necesarios para disfrutar de buena salud" (Bayón ySánchez 2007: 117;Muntané 2008: 107; Baras 2008: 28).

Ladieta antiaging

Son muchoslos factores que causan el envejecimiento pero se considera que uno delosmás importantes es la comida. En esta línea la dieta antiagingaspira a alargar la edadbiológica del individuo por medio de una nutrición óptima. Pretendeprevenir todo tipo deenfermedades y conseguir una vida sana y de calidad con una dietaindividualizada. Conella se pueden evitar los efectos tóxicos de los residuos delmetabolismo que se acumulanen las células durante la vida siguiendo unos hábitos alimentariosadecuados. De ahí quepara luchar contra el envejecimiento sea decisivo consumir alimentosque tengan un efectoprotector, ayuden al cuerpo a luchar contra los radicales libres yfuncionen como manantialde la eterna juventud. Son muchos los consejos y aspectos que se ponenen juego paraacercarse a este ideal -ejercicio físico, deporte, eliminación de losriesgos del tabaco y lasdrogas, chequeo médico anual, comer y beber con moderación, evitar elstress, tomarse laexistencia con optimismo, meditación, vida en pareja, familiar y socialactivas, etc. -, peroque duda cabe que uno de los más importantes es el de seguir una dietasana, es decir,comer de forma saludable. Para mantener y conservar la juventud asícomo para retrasar elenvejecimiento se pueden usar muchos medios pero el más importante esla alimentaciónporque no es efímero ni superficial sino que afecta a la estructura denuestro propio cuerpo.Por ello se inculcan unos hábitos alimentarios que aumenten las propiasfuerzas físicas ymentales y poder tener una forma de vida conscientemente creativa.

Es ciertoque las personas mayores son el segmento de la población que tiene unamayorpreocupación por unos hábitos alimentarios saludables y a elegir aqueltipo de alimentosque mejor contribuyan al incremento de su salud y aumento de lalongevidad (Sloan 2009:25; Swientek 2008: 45). Pero conviene subrayar que todas estasinvestigaciones ypropuestas se extrapolan a todas las edades y se recomienda seguirlasen todas las etapas dela vida y no solamente en la vejez. Van también dirigidas a todas laspersonas sanas quesólo desean favorecer y mantener su salud. Se les alerta de que lamayoría de lasconsecuencias de una dieta repercuten después de mucho tiempo y porello aumenta elnúmero de consumidores que lo tienen en cuenta y eligen alimentos connutrientesbeneficiosos para su salud. "Así como en la economía es cada vez másrecomendable crearuna reserva, si es posible desde temprana edad, para llegar al últimotramo de la vida concierto desahogo porque luego los ingresos merman, en lo biológico esfundamental que losbuenos hábitos alimentarios acumulen un potencial de salud, tanto mayorcuanto mástemprano la hayamos iniciado y cuando el proceso natural e inevitabledel envejecimientocomience a mermar funciones, es decir, salud, lo haga desde una cotamás alta, con unrecorrido más largo en el tiempo y mayor calidad de vida" (MoralesGüeto 2007: 4; CaboSoler 2007: 115). El ideal que ya se promueve para cualquier persona escomer de formaselectiva en cualquier edad. Se promueve el vigor y la fuerza delcuerpo a través delconsumo de nutrientes y técnicas naturales que posean probada capacidadregeneradora yrevitalizadora. La gente empieza a consumir de manera normal alimentosque piensan queles ayudan a mejorar la salud, les previenen enfermedades y retrasan elenvejecimiento. Enmuchas familias algunos de estos alimentos han entrado a formar partede la comprasemanal y alimentos funcionales ya empiezan a integrarse en lospatrones culturales ydietéticos habituales de la población. Hoy por hoy no hay dudas que elestilo de vida y loshábitos alimentarios ejercen una influencia directa en la expectativade vida del ser humanoy en la calidad de vida de los años que queden por vivir. Siguiendoesta idea se aboga poruna dieta individualizada porque puede contribuir a aumentar lasexpectativas de vivir concalidad y evitar los achaques de la ancianidad. En este contexto hayque situar todas lasinvestigaciones que se está realizando sobre los radicales libres (Ames et alii 1993: 7915).

Muchasteorías científicas intentan explicar el proceso de envejecimiento yaportar ideas decomo retrasarlo. Una de más conocidas es la teoría de los radicaleslibres: potentes tóxicoscelulares, producto de los deshechos de nuestra actividad metabólicaque atacan células ytejidos, a través de su oxigenación y posterior oxidación (Jordá 2007:932; Boudan 2008:37). La mayoría de ellos se generan en nuestras propias células, puestoque son productosderivados que se obtienen normalmente al transformar los alimentos enenergía. Según estateoría el envejecimiento proviene del daño oxidativo al organismo a lolargo de la vida. Losalimentos industriales que consumimos lo incrementan y se puede hablarde un equilibrionutricional precario y amenazado. Parte del daño no es reparado y seacumula, dando lugara un funcionamiento celular incorrecto. Pueden romper hebras de ADN omezclar las basesde ADN, de forma que se inserten letras incorrectas. Pues bien, cuandoel cuerpo producemás radicales libres de los que puede manejar se produce elenvejecimiento y laenfermedad. La mejor manera de poder evitar su efecto nocivo es llevaruna dieta saludablecomplementada con el consumo de alimentos ricos en elementosantioxidantes. Con unaalimentación adecuada se puede activar la producción de células sanas yla destrucción delas tumorales. "Recordemos que todos nosotros somos portadores demicro-tumores queaparecen de manera espontánea por factores externos: agentes químicoscomo loscigarrillos, las radiaciones, los virus... Pero también actúan factoresinternos: todos los días,millones de células de nuestro cuerpo se dividen para renovarse y, devez en cuando,durante ese proceso se producen errores que pueden, en combinación concromosomasdefectuosos, provocar un tumor. El organismo bloquea v elimina lamayoría de losmicrotumores, pero no está de más ayudarlo. Ciertos alimentos sirvenpara esto" (Veronessi2009: 20; Ferry 2008: 91; Murcia et alii 2007: 103). Parafortalecer el sistema inmune delas personas y evitar las deficiencias nutricionales se recomienda uncambio de dieta quecontenga alimentos beneficiosos y que incluya suplementos. Se debenincluir formasconcentradas de nutrientes, normalmente procedentes de fuentesalimentarias diversas, a finde superar los nocivos efectos del déficit de micronutrientes, lacontaminación, la radiacióny los radicales libres generados en el organismo. De ahí larecomendación de unaalimentación adecuada y un programa inteligente, moderado y equilibradode suplementosmultivitamínicos. Algunos suplementos alimenticios (antioxidantes,vitaminas, ácidosesenciales, et.) contribuyen a que el organismo destruya las célulasmalignas.

Es ciertoque los expertos en nutrición afirman que las necesidades nutritivasdel cuerpohumano se pueden cubrir con alimentos naturales elegidos según unadieta variada yequilibrada. Cuando esto se consigue los suplementos dietéticos no sonnecesarios. Solocuando la dieta no resulta suficiente se prescribirá complejosvitamínicos o minerales parareemplazar el equilibrio interno. Además los médicos que practican lamedicinaantienvejecimiento reconocen cada vez más la importancia de losalimentos naturales(Giampapa et alii 2008: 317). Pero también es cierto que seconsolida la tendenciaanticipada por el US Institute of Food Technologists: "Increasingrole of food and foodingredients in self medication and disease prevention" (Reid etalii 2001: 59; Martín-Moreno y Molinero 2005: 83). También ennuestro país en el que ya se puede hablar "deuna cierta medicalización de los alimentos, por la que estos productosno responderíantanto a la necesidad de quitar el hambre como a la necesidad de mejorarla salud(Armendáriz 2008: 48). Los suplementos nutricionales son fuentesconcentradas denutrientes que sólo persiguen complementar la dieta para añadir oelevar el consumo deaquellos que se consideran necesarios para el óptimo funcionamiento delos tejidos, ya seaporque la dieta que realiza la persona los aporta escasamente, o porquese considere que surefuerzo pueda aportar beneficios adicionales. Se considera testadocientíficamente que laadministración de suplementos con macro-nutrientes incrementa lalongevidad, peroempieza a calar en la población que también son necesarios para unacorrecta nutrición.Ello explica que las vitaminas, los oligoelementos, los antioxidantesya forman parte dellenguaje corriente y convirtiendo en palabras mágicas que garantizanjuventud, larga vida,resistencia a las enfermedades y vitalidad. "Escoja un suplementomultivitamínico ymineral que posea la cantidad de estos antioxidantes y consúmalo encantidadesequilibradas junto a una dieta rica en vegetales, frutas, hierbas yespecias antioxidantes"(Barberá 2008: 20; Challem y Block 2008: 166; Ames 2001: 17; Hubert2001: 5).

Larestricción calórica

Larestricción calórica es una línea de investigación íntimamenterelacionada con losideales de la dieta antiaging pero aplicable también a todaslas etapas de la vida (Tréton2008: 65). Consiste en la reducción sustancial y progresiva del aporteenergético sin caer enla malnutrición. Se considera un tipo de dieta que ralentiza loscambios por envejecimientoy reduce la incidencia del cáncer y de otras enfermedadesdegenerativas. Diferentesestudios han demostrado los beneficios que les aporta a los animales.Limitar la ingesta decalorías supone un aumento de esperanza de vida en todas las especiesestudiadas. De ahíse ha concluido que una dieta restrictiva también podría proporcionar alos humanos unavida más sana y larga. Sin embargo hasta ahora la ciencia no ha podidotodavía constatarque la restricción calórica sea igualmente efectiva para aumentar laesperanza de vida delos humanos, ya que es preciso realizar este tipo de estudios conmuchas personas y durantemás tiempo. Pero sí se ha observado que los que siguen a una dietahipocalórica tienenniveles de colesterol más bajos, menor presión arterial y menorporcentaje de grasacorporal. Además, las personas que siguen esta dieta tienen unatemperatura corporal másbaja, su metabolismo está ralentizado y presentan niveles más reducidosde dañocromosómico (alteraciones genéticas relacionadas con elenvejecimiento). Estos factorespodrían indicar que vivirán más años. "Se ha demostrado que larestricción calóricaincrementa la longevidad. Para que esta restricción sea efectiva, lascalorías de dieta debenestar bastante por debajo de la cantidad de calorías que puedeproporcionar una dieta adlíbitum. Asimismo no debe conducir a malnutrición o dietasimpropias, ni limitar el aportede nutrientes" (Schneider y Sagan 2008: 331; Witte et alii2009: 1256; Williamson et alii2008: 40; Bergamini et alii 2007: 69; Presles y Solano 2007:231).

Lasinvestigaciones actuales no permiten obtener conclusiones válidas sobresusposibilidades para aumentar la duración de la vida. Son muchos los quepiensan que larestricción calórica no se puede aplicar a los seres humanos ya que nose morirían dehambre pero tendría efectos secundarios perjudiciales para la saludfísica y mental. Decualquier manera estas investigaciones han contribuido a demostrar laimportancia de larestricción calórica que indica la necesidad de reducir el consumo degrasas, hidratos decarbono y proteínas. Todas estas investigaciones han servido paraalertar a la población dela conveniencia de ajustar su comida a unos hábitos alimentarios en losque se reduzcan lasraciones y se lleve una dieta equilibrada de grasas, proteínas,carbohidratos, vitaminas yminerales. Se piensa que en la actualidad es el tratamiento más claroque existe paraconseguir ralentizar el proceso de envejecimiento y extender laesperanza de vida. Entre lasverdaderas claves para vivir más y mejor se aconseja seguir pautassaludables entre las quedestaca el comer menos siguiendo una dieta equilibrada basada en unoshábitosalimentarios que eviten que el cuerpo se oxide. "La tarea es lograr quemuchos, y ojala casitodos, logremos vivir más del siglo de forma saludable y verdaderamentenos llegue lamuerte por viejos y no por enfermedades que hoy son en gran medidaevitables. Prevenir oretrasar al máximo las enfermedades crónicas relacionadas con lanutrición inadecuada y lainactividad física es la gran tarea de la nutrición y salud pública eneste siglo que iniciamos.El futuro quizá nos va a permitir prolongar la duración máxima de lavida de la especiehomo sapiens. Manipulando el aporte energético mientras se mantiene unaporte suficientede nutrientes específicos durante períodos críticos del ciclo vital, seha logrado extender laduración de la vida en un rango de 30-40% en diversas especiesmamíferas, incluyendo losprimates no humanos. Esto se logra con restricciones de energía quellegan a comprometerla velocidad de crecimiento y desarrollo pero en un ambiente donde lasenfermedadesinfecciosas no comprometan la vida misma" (Uauy 2006: XVII).

Conclusión

Elcreciente interés por seguir una dieta sana para alcanzar estadosóptimos de saludempieza a generar nuevas tendencias en los hábitos alimentarios y sobretodo una nuevaconcepción de la naturaleza y el significado de los alimentos. El motorde estos cambios esel nuevo estilo de vida que se está consolidando en las sociedadesdesarrolladas. Estáncambiando los gustos de los consumidores debido a la nueva relación quelos comensalesestablecen con los alimentos. Es indiscutible que en la sociedadoccidental se está operandouna erosión de los modelos alimentarios tradicionales debido a loscambios que se estánproduciendo en la elección de los alimentos y la consolidación denuevos estilos de vida.Están apareciendo nuevas tendencias mundiales en alimentaciónorientadas al consumo dealimentos que no solamente sean seguros y nutritivos sino que ademásaporten beneficiospara la salud.

Existeamplia evidencia de que actualmente los patrones alimentarios de lapoblación estáncambiando. La base de esta transformación en el consumo de alimentos seencuentra en elcambio de actitud de la población en el concepto de salud y enfermedad.Punto dereferencia para entenderlo han sido la nueva visión del cuerpo. Y yaque todavía no esposible tener un cuerpo inmortal por lo menos se puede aspirar aenvejecer de manerasaludable. Se empiezan a conocer los avances científicos que se estánproduciendo en lamedicina antienvejecimiento y extrapolar a las personas sanas. Seconstata la aparición deun nuevo estilo de vida en el que los individuos quieren gestionar lasalud según los idealesde mayor esperanza de vida y de mayor calidad. Sus decisiones empiezana estar motivadasno tanto por el sabor de los productos sino más bien por preocupacionesde salud, suselecciones están marcadas por los beneficios adicionales que les puedanproporcionar losalimentos. Estamos al comienzo de una nueva etapa en el campo de laalimentación en laque además de tener en cuenta la capacidad de los alimentos parasatisfacer nuestranecesidad nutritiva se prima su potencialidad para evitar el riesgo decontraer enfermedadesy propiciar estados óptimos de salud: larga vida con calidad tantofísica como mental apesar de los achaques que puedan aparecer con la vejez. Se sabe que enrealidad no existenalimentos más o menos sanos, sino hábitos más o menos saludables. Sinembargo elconsumo de nuevos alimentos está cambiando nuestros hábitosalimentarios.

Se estánproduciendo enormes avances en el campo de la nutrición que no convieneignorarpuesto que están modificando el sentido que tienen los alimentos paralas personas. Escierto que estos cambios no han cambiado sustancialmente el esquemanutricional y no sehan producido cambios cualitativos en las pautas alimentariasconsolidadas en los últimoscincuenta años. Todavía no consumimos alimentos sintéticos como carneproducidaartificialmente según propuestas recientes. Pero también es cierto quese ha producido unaumento del interés por los problemas dietéticos relacionados con lasalud y sobre todo elconsumo de los llamados alimentos sanos y completos y que estatendencia está cambiandolos hábitos alimentarios de la población. En todos los modelos paraexplicar la elección delos alimentos la salud se considera un factor fundamental. La historiade la alimentaciónnos muestra que ese factor siempre se ha tenido en cuenta, pero hoyempieza a serconsiderado prioritario y esencial. En este nuevo contexto empieza aconsolidarse un nuevotipo de relación del comensal con los alimentos reglada por pautashedonistas de consumo.Emerge la idea de una dieta óptima. No es casualidad, por tanto, que laproducción ypublicidad de los nuevos alimentos se incida mucho en sus propiedadesbeneficiosas decara a la salud. Ya disponemos de alimentos a los que se añadenminerales y se enriquecencon vitaminas. Hoy es un segmento limitado de la población quien losconsume peroexisten indicios racionales para pensar que se van a implantar yextender a toda lapoblación. Se anticipa que van a ganar terreno los reconstituyentesvitales concentradospresentados como productos nutritivos que serán aceptados fácilmentepor el consumidor.Se otea en horizonte una nueva cultura de la alimentación.


Bibliografía

Amato, A. C.
2007 "El cuerpo glorioso, entre representación y experimentación"en J. Ballesteros y E.Fernández (ed.), Biotecnología y posthumanismo. Madrid,Thomson.

Ames, B. N.
2001 "DNA damage from micronutrient deficiencies is likely to bea major cause ofcancer", Mutationn Research/Fundamental and Molecular Mechanismsof Mutagenesis,vol. 75, nº 1-2.

Ames, B. N. (et alii)
1993 "Oxidants, antioxidants, and the degenerative diseases ofaging", PNAS, nº 90.

Armendáriz, M.
2008 "Menor consumo y nuevos retos", Manutención y Almacenaje,nº 433.

Arsuaga, J. L.
2007 "Hombres y dioses: la naturaleza de la agresividad humana", Revistade Occidente, nº310.

Attali, J.
2006 Une brève histoire de l'avenir. Paris, Fayard.

Aubert, C.
2008 "Hacia un cambio radical del modelo alimentario", en I.Ramonet (coord.), Atlasmedioambiental. Valencia, Le Monde Diplomatique.

Ayora, S. I.
2007 "El cuerpo y la naturalización de la diferencia en lasociedad contemporánea", RevistaNueva Antropología, vol. XX, nº 67.

Baras Vall, V.
2008 Antiaging natural. Un programa para regenera el cuerpoy revitalizar la piel.Barcelona, Integral.

Barberá, J. M.
2008 "Vitamina D. Un factor clave para la vida", MuyInteresante, nº 323.

Bayón, J. (y M. Sánchez)
2007 Antiaging. Vive más años sintiéndote más joven.Barcelona, Bresca.

Bello Gutiérrez, J.
2005 Calidad de vida, alimentos y salud humana. Madrid,Díaz de Santos.

Bergamini, E. (et alii)
2007 "The role of autophagy in aging - Its essential part in theanti-aging mechanism ofcaloric restriction", Healthy Aging and Longevity, 1114.

Boudan, C.
2008 Geopolítica del gusto. Gijón, Trea

Cabo Soler, J. R.
2007 "Nutrición y longevidad saludable", en T. Ortiz (ed.), Envejecercon salud. Barcelona,Planeta.

Challem, J. (y L. Brown)
2007 Vitaminas y minerales esenciales para la salud.Madrid, Nowtilus.

Chaney, D.
2003 Estilos de vida. Madrid, TaLasa.

Contreras, J. (y M. Gracia)
2005 Alimentación y cultura. Perspectivas antropológicas.Barcelona, Ariel.
2008 "Preferencias y consumos alimentarios: entre el placer, laconveniencia y la salud", enC. Díaz y C. Gómez (coord.), Alimentación, consumo y salud.Estudios Sociales,Fundación La Caixa.

Delormier, T. (et alii)
2009 "Food and eating as social practice - understanding eatingpatterns as socialphenomena and implications for public health", Sociology of Healthand Illness, 31 (2).

Douglas, M. (y B. Isherwood)
1979 The world of goods. Toward an anthropology ofconsumption. London, Allen Lane.

Featherstone, M.
2000 Cultura de consumo y posmodernismo. Buenos Aires,Amorrortu.

Ferry, M.
2008 "Bases nutritionnelles pour un vieillissement réussi", Cahiersde Nutrition et deDiététique, vol. 43, nº 2.

García-Sancho, L.
2008 "Peculiaridades en la cirujía del anciano", Anales.Real Academia Nacional deMedicina, vol. CXXV, nº 2.

Garrote, N. L.
2002 "Algunas reflexiones acerca de la contribución de laantropología a la problemáticade la alimentación y la salud", Investigación y Salud, vol 3,nº 1-2.

Gems, D.
2009 "Eine Revolution des Alterns. Die neue Biogerontologie undihre Implikationen", enS. Knell y M. Weber (ed.), Länger leben? Frankfurt am Main,Suhrkamp.

Giampapa, V. (R. Pero y M.Zinmerman)
2007 La solución antiaging. El programa para retrasar elenvejecimiento. Barcelona,Planeta.

Giddens, A.
1991 Modernity and self-identity: Self and society in thelate modern age. Cambridge,Polity Press.

Heber, D. (y S. Bowerman)
2007 Los 7 colores de la salud. Barcelona, Paidós.

Heinrich, M. (y J. M. Prieto)
2009 "Diet and healthy ageing 2100: Will we globalise localknowledge systems?", AgeingResearch Review, nº 7.

Holtzman, J. D.
2006 "Food and memory", Annual Review of Anthropology,nº 35.

Hubert, A.
2001 "Alimentation et santé: la science et l'imaginaire", Anthropologyof Food, nº 1.

Kirkwood, T.
2004 "Antienvejecimiento", en E. Punset (coord.), Cara acara con la vida, la mente y eluniverso. Barcelona, Destino.

Klingler, C.
2007 "Pourrons-nous rester jeunes?", La Recherche, nº406.

Kohan, L.
2007 "Vivir más y mejor gracias a la dieta", Integral,nº 336.

Jordá, M. J.
2007 Voz: "Radicales libres", Diccionario práctico degastronomía y salud. Madrid, Díazde Santos.

Mardomingo, M. J.
2000 "La obesidad como enfermedad social", en B. Moreno (etalii), Obesidad, la epidemiadel siglo XXI. Madrid, Díaz de Santos.

Martín-Moreno, J. M. (y A. V.Molinero)
2005 "Dieta y estilos de vida saludables: fundamentos", en M.Serrano (et alii) (ed.), Tendencias en alimentaciónfuncional. Madrid, InstitutoDanone.

Messer, E.
1989 "Methods for determinants of food intake", en G. H. Pelto,P. J. Pelto y E. Messer, Research Methods in NutritionalAnthropology, Hong Kong,United Nations UniversityPress

Moragas, R.
2007 "Longevidad y calidad de vida: hechos y fábulas". Prólogo aR. Sánchez-Ostiz, Longevidad con éxito: los nonagenarios dePamplona.Barcelona, Herder.

Morales Güeto, J.
2007 Nutriterapia, salud y longevidad.¿Qué comer para vivirmás y mejor? Madrid, Díazde Santos.

Muntané, M. D.
2008 Antienvejecimiento, longevidad, salud y felicidad.Barcelona, Anthropos.

Murcia, A. M. (et alii)
2007 "Sustancias antioxidantes presentes en los alimentos.Acción, dosis y su eficacia en lapromoción de la salud", en Nuevos alimentos para nuevas necesidades,Madrid, Consejeríade Sanidad.

Napal Lecumberri, J.
2007 La salud masculina a prueba. Pamplona, EvidenciaMédica.

Newth, E.
2007 Qué ocurrirá el día después. Breve historia del futuro.Barcelona, Robinbook.

Pollan, M.
2008 In defense of food. New York, The Penguin Press.

Presles, Ph. (y C. Solano)
2007 Prevenir. Barcelona, Kairós.

Punset, E.
2008 "¿Podemos dejar de envejecer?", El Semanal, 20abril.

Reid, M. (et alii)
2001 "Food-related lifestyles in a cross-cultural context:Comparing Australia with,Singapore, Britain, France and Denmark", Journal of Food ProductsMarketing, vol. 7, nº4.

Renz, U.
2007 La ciencia de la belleza. Barcelona, Destino.

Rodríguez, J. (y E. Agulló)
1999 "Estilos de vida, cultura, ocio y tiempo libre de losestudiantes universitarios", Psicothema, vol. 11, nº 2.

Rose M. R.
2009 "Realismus in Sachen Anti-Aging", en S. Knell y M. Weber(ed.), Länger leben?Frankfurt am Main, Suhrkamp.

Ruiz, J. A.
1994 "Los estilos de vida como empatías de participaciónpolítica", en A. Kaiero (ed.), Valores y estilos de vida.Bilbao, Universidad de Deusto.

Sánchez Vera, P.
2008 "Sociedades macro-longevas y Sociología ", Cuadernos deCiencias Sociais, nº 25-26.

Schneider, E. D. (y D. Sagan)
2008 La termodinámica de la vida. Barcelona, Tusquets.

Schramme, Th.
2009 "Is Altern eine Krakheit?", en S. Knell y M. Weber (ed.), Längerleben? Frankfurt amMain, Suhrkamp.

Simmel, G.
2001 "Soziologie der Mahlzeit", en Aufsätze und Abhandlungen.Frankfurt am Main,Suhkampf, 1909-1918.

Sloan, E.
2009 "The new super segment", Food Technology, nº 11.

Soldevilla, C.
2009 Estilos de vida. Madrid, Síntesis.

Soria, B. (y M. Toharia)
2007 El mito de la inmortalidad. Madrid, Espejo deTinta.

Swientek, B.
2008 "Eating by subtraction", Food Technology, nº 10.

Tréton, J.
2008 "Le processus du vieilissement: longévité et alimentation",Cahiers de Nutrition et deDiététique, vol. 43, nº 2.

Uauy, R.
2006 "Introducción", en L. Serra Majem (et alii), Nutricióny salud pública: métodos, basescientíficas y aplicaciones. Barcelona, Masson.

Veronessi, H.
2009 "Vivir mejor", El Semanal, 15 febrero.

Wiley, A. S.
2006 "Health and disease", en S. H. Katz (ed.), Encyclopediaof food and culture. NewYork, Scribner.

Williamson, D. A. (et alii)
2008 "Is caloric restriction associated with development ofeating-disorder symptoms?Results from the CALERIE trial", Health Psychology, vol. 27,nº 1.

Witte, A. W. (et alii)
2009 "Caloric restriction improves memory in elderly humans", PNAS,nº 106.

World Health Organization
2005 Food and health in Europe: a new basis for action:
http://www.who.int/hpr/ageing

Zuazo, J. I.
2008 "Aspectos del cuerpo en psiquiatría (III): sobre trastornosde expresión corporal", Anales de Psiquiatría, vol. 24, nº 1.


Top Articles

Latest Posts

Article information

Author: Pres. Carey Rath

Last Updated: 12/02/2022

Views: 5678

Rating: 4 / 5 (41 voted)

Reviews: 88% of readers found this page helpful

Author information

Name: Pres. Carey Rath

Birthday: 1997-03-06

Address: 14955 Ledner Trail, East Rodrickfort, NE 85127-8369

Phone: +18682428114917

Job: National Technology Representative

Hobby: Sand art, Drama, Web surfing, Cycling, Brazilian jiu-jitsu, Leather crafting, Creative writing

Introduction: My name is Pres. Carey Rath, I am a faithful, funny, vast, joyous, lively, brave, glamorous person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.